Crónicas...

[Crónicas de un lector][bsummary]

“Admiro la letra H, porque aunque sea muda dice mucho más que otras zarazas”

ENTREVISTA Y CORTOMETRAJE  


(Por Yamila Ascuaga)  

Con unos diez meses de distancia desde la última imagen que tengo de ella -en la piel de Pepa, sobre las tablas- y varios  chat de por medio, hoy me reencuentro con Analía, ya no desde la cercanía corporal a la que acostumbramos pero sí desde el lugar de culto que nos convoca.

Analía Vartolo, la directora y realizadora de POLÍGONO, con una multifacética carrera en el camino de las artes dramáticas, se acerca a labiblio.tk y nos permite husmear el proceso creativo de su primer cortometraje.


¿Cuál fue el disparador de la historia?


Una mañana, cepillándome los dientes, me puse a pensar que ésta era una acción que repetía todas las mañanas automática y coreográficamente. Entonces me pregunté cómo sería la vida de una persona que repitiera todas las acciones de su día todos los días. Y qué pasaría si algo cortara su rutina. 


Surge el interrogante, surge la historia. Ahora bien, la idea de llevarla a la escena audiovisual, ¿también tiene su origen allí?


Sí. Me pasó que al ser integrante de una sede de un  Clúster Audiovisual que recién nacía, sentí la necesidad de realizar un proyecto audiovisual; pasar de mi rol de actriz frente a cámara, a guionista y directora detrás de cámara.


¿Cuál fue la primera imagen / escena que imaginaste?


La imagen del personaje desayunando metódicamente, medido y muy prolijo en su mundo cuadrado.


Al momento de crear el personaje y su mundo, le das lugar a la intertextualidad? ¿Tomás como recurso e influencia otras obras, temas musicales, poemas?


Sí. En el caso de Polígono, sentí la influencia de todas las pelis que vi y amé de Jean Pierre Jeunet -el director de Delicatessen, Amelie y otras-.

Mientras escribía y armaba la historia en mi cabeza escuche música tradicional rusa (por nada en particular, se dio así), que después la usé para el trabajo con los actores en la creación del personaje. La música es lo que más uso como inspiración a la hora de crear. Escucho un tema que me despierta algo, tomo ese algo y siguiendo la conexión con la música me surgen colores, formas, texturas. Puedo estar todo el proceso de creación escuchando un mismo tema, ¡ja!, onda después ya me lo sé al derecho y al revés.


¿La ambientación temporal en qué momento de la creación surge?


Mientras iba creando la historia. O sea, iba teniendo las imágenes en la cabeza, como ya viendo el corto y trataba de llevarlo al papel. Y desde un principio elegí que sea atemporal, que no se encasille en una época. Que como espectador no sepas bien en que tiempo transcurre la historia.


¿Es una decisión que tiene correlación con la estética deseada o está ligada al contenido de la trama? ¿O ambas cosas?


Tiene que ver con la estética elegida. En el momento escribir la historia se fue dando todo junto, lo atemporal, el arte, los colores de cada escena, las formas. El crear el mundo del señor H, que vive en un mundo cuadrado, un mundo rutinario y estructurado y lineal. Él, en ese mundo, es uno más, es un hombre “normal” seguro y estable. Y con respecto a la falta de palabras, surge por gusto propio, en teatro y clown trabajo mucho con el sin hablar, me gusta lo que pasa con los cuerpos cuando cerramos la boca y abrimos los demás canales expresivos. Y también lo aproveche, ya que en cuanto recurso técnico sonoro, no contábamos con el equipo como para tomar un buen sonido. Entonces dije, bueno vamos por ahí,  que en el mundo del señor H las palabras no siempre sean necesarias. 

Y como no teníamos buena toma de sonido, tuvimos que hacer Foley, o sea todos los sonidos que se escuchan en el corto, fueron grabados después de filmadas las escenas, con una grabadora de mano, en una casa silenciosa y de noche. 


De la creación del texto / libreto a la realización del corto, ¿cuánto tiempo transcurrió?


Comencé a escribir a mediados de enero de 2019, primero como puntos, imágenes que se me venían, después los fui uniendo escribiendo una especie de relato y por último le di la forma de guión, este proceso me llevo más o menos un mes. Después hice toda la pre producción, ya trabajando con el equipo, planos, utilería, plan de rodaje, encontrar las locaciones, etc. Y los primeros días de marzo del mismo año rodamos.


¿Fue un tiempo de revisión del texto o sos de las que se aferran a su primera inspiración y confían en lo instintivo?


Confío en mi instinto. Pero me tomé este tiempo de escritura, ya que era mi primer guión. Iba aprendiendo mientras lo hacía. Bah, sigo aprendiendo.


¿Cuánto tiempo de rodaje llevó realizar el corto y a cuántos trabajadores involucró, tenés un registro por áreas o lenguajes... artistas, producción, técnica?


El rodaje fue en 4 días, con unas 6 a 8 horas por día.

El equipo estaba formado por 17 actores, entre personajes principales, secundarios y extras. Y diez personas en el área técnica y artística, cámara, iluminación, arte, producción, edición, sonido, música original, dirección. Muchos de los extras eran del área técnica. Así que son más o menos unas 20 personas que participaron en el proyecto. En el cine colaborativo al igual que en el teatro, aprendés a ocupar varios roles. ¡Ja!


¿Creés que el cortometraje tiene un efecto en el espectador comparable al microrrelato en el lector?


Sí, puede ser, no se me había ocurrido esa relación. Creo que sea cortometraje o largometraje el tema es que el espectador encuentre algo que lo enganche hasta el final del mismo. 


¿Polígono es una obra creada originalmente para participar de algún festival o convocatoria específica?


No. Pero si bien Polígono no fue realizado para un festival, sí fue luego seleccionado para participar en el Festival Internacional Pachamama de Brasil que se llevó a cabo en noviembre de 2019.


Para concluir la entrevista, y casi abusando de tus dotes creativas, quisiera proponerte un juego. Te pido que me cuentes tres historias de la vida del protagonista que lo constituyeron en quien hoy vemos en el cortometraje.


Jajaja,  ¡qué última pregunta! Bien, juguemos.


  • El señor H durante su infancia vio en exceso  documentales sobre la vida de las suricatas, eso lo llevó a tener su particular manera de caminar, moverse y observar.
  • Una tarde que su TV dejó de funcionar, buscando otra actividad, descubrió un libro sobre barcos, que lee y relee, hasta hoy en día, antes de ir a dormir. Le gustan las líneas de las naves que se mantienen firmes sobre aguas ondulantes.
  • El señor H nunca dice su nombre completo, le gusta que lo llamen así, y agrega: “admiro la letra H, porque aunque sea muda dice mucho más que otras zarazas”

Gracias, Analía, por satisfacer nuestra curiosidad al punto de imaginar más de lo que podemos ver...



Y ahora, a disfrutar de "POLÍGONO":





1 comentario:

  1. Ahh me encantó la historia de la rutina y su disrupción abrupta e inesperada.

    ResponderEliminar